jueves, 1 de julio de 2010

Lorcadaluz

¿Por qué entras con confianza a un cuarto oscuro?

Tanta masa de cabello oscuro no me deja pensar,

desprenderme.

Sobreactuando por imitar a los grandes;

no a tu padre, tu madre,

a los dioses.

Pasa un destello amarillo opaquísimo,

me roba la sedienta inspiración

y crea un mundo en ella, alada y pequeña.

Los dioses que atormentados en preguntas,

en pulgas, en letras

muriendo en vano,

sólo un poco en vano.

Sobreactuando para evitar la mediocridad clavada perfecta

Y animalmente a nuestra piel,

Anclada a nuestros pies

garabateando insultos a este mundo que no soportamos

y al cual sutilmente nos conformamos.

Ayer no fue el ocaso de los dioses.

Hoy, dulcemente, con cada giro del ventilador

se desangran magníficamente

esas masas indignadas e ingeniosas.

Que ya una vez; probablemente,

vieron ese amarillo opaco volando

en las paredes blancas de un lugar real.

Tan real que punza alegremente tus costillas,

fue tan real que vieron los cabellos

en el claroscuro de la mañana.

Tan real que no hubo más opción que vivirlo.

Ahora, sólo ahora me doy cuenta

que soy un reptil cuya sangre fluye en vías alternas.

Dudo, dudo, dudo y no acierto.

¿Cuál es la suerte que se avecina?

¿Qué será de esa suerte? Dudo de nuevo.

Como si renaciera de un huevo pequeño y blando,

aparto la mirada, que hipnotizada por

el sobreponer de líneas y puntos,

charcos y lagunas,

perros y pulgas;

me tragaba voluntariamente al lugar de donde provenía.

Perdí el bus.


Y.

01/07/10

01:07 am

jueves, 10 de junio de 2010

Para nosotros

¿Persona que no debería preguntar de dónde eres? Un venezolano.

Cansada ya de escuchar sobre las cosas que posees, de tus estupideces y pensamientos “astutos”. Yo misma me critico el espacio cibernauta que comparto a diario, pero sin darme más crédito de cual merezco; me acerco a la conclusión -que es posible que otros ya hayan pensado- (porque ya todo lo que tuvo que ser descubierto, lo fue) sufrimos del síndrome de la actualidad. Unos más que otros como en las epidemias o modas; que al fin y al cabo son lo mismo.
Quisiera decir el síndrome de la modernidad pero no heriré a esos grandes percusores de la palabra viva, denigrándolos a nuestra malformada situación.

Pensé primero en escribir sobre la unidad que los venezolanos deberíamos tener, pero es imposible hablar de esto con personas que por unidad y nacionalismo entienden critica soberbia e insultos a los que necesitan encarrilarse.
El nacionalismo es el arma más hermosa que pueden tener los representantes de un pueblo; (sobretodo uno como el nuestro) pues aquí si hay cosas que defender, rescatar y echarles una sopladita para que ese polvo malviviente las vuelva a dejar brillar como lo hicieron. Porque para los que no lo saben, Venezuela sí que supo brillar.

El medio no es la violencia, ni una computadora, porque (agárrense los de nervios frágiles, esto les puede causar asombro) al gobierno poco le va a importar que lo insulten a través de una pantallita que tiene un súper botón que dice cerrar (miren a su derecha superior), a los bastardos que dañan la imagen de un país como este no les duele que existan hashtags con sus nombres y palabras obscenas. Y mucho menos que se hayen en el ciberespacio con miles de grupos con cualquier tipo argumentos sin base en su contra. Si hermanos; esto de todo lo que les pueda decir, es verdad.

No solo les planteo el problema sino también una vía de escape; con escape no me refiero a huir, sino que si hay otras alternativas. Un poeta venezolano escribió:
“porque no se puede ser feliz
cuando se respira
entre un atajo de infelices

reivindicar la piedra de amolar
para cuando sea el tiempo
de la fiera y bella fiesta de los cuchillos.”
Víctor Valera Mora – Oficio del Poeta
(Gracias profe N.)

No pienso caer en explicaciones de lo obvio. No digo que todos debamos ser poetas ni eruditos (por favor no lo sean, la parte de eruditos). Pero si les expreso que debemos amolar nuestra palabra. Pulirla, nutrirla y tirarla en la calle y ¡que se escuche el eco punzante de la juventud iracunda!

¿Qué nos van a censurar? Una ralla mas para el tigre. ¿Qué nos llevan para la cana? Nos tendrán que meter a todos; y hacer cárceles que no cumplen con ninguna ley de sanidad, porque no vamos a caber.
Quizás estas palabras no le lleguen a nadie, pero están ahí afuera. Navegando, trepando y martillando en las sienes de quienes quieran escuchar algo de lo que puede que sea la realidad.
Los optimistas dicen que no hay mal que por bien no venga. Otra vez me atrevo a revelarles, que la gente sufriendo allá afuera no piénsalo mismo. El mal no se acaba hasta que los que observan el desmoronamiento y tienen la palabra no se quitan la peluca, pisan firmemente las calles y hacen que los refugiados detrás de paredes de cartón, se les muevan las piernas. ¿Por qué? Porque lo que viene es candela pura.
No lo digo por comeflor, lo de “no a la violencia” sino porque se ha visto, pero al parecer no digerido, que la violencia no solo trae sangre, sino más retraso. Espero no ser la única que piense que Venezuela grita arduamente “NO MÁS RETRASO” “NO MÁS IMBECILES”

Yo las escucho cada vez que veo a mis hermanos en la calle; no me voy para los ranchos, no me voy para el centro. Me quedo aquí mismo cuando veo a gente con dinero que piensa que si piran su futuro está arreglado. Cuando veo a niñas diciendo más groserías de las que dijo una de los años 60, en toda su vida. Al ver las idioteces que hablan las personas, en lo tres mil foros de “tópico libre” que existen a desgracia de la razón tan alabada que se supone que poseemos.

Lo que más impotencia me da, es ver a personas que sé que tienen cosas buenas que decir, que defienden a capa y espada ese “nacionalismo” y lo gastan, lo corroen y lo tergiversan más y más usándolo en CONTRA de sus mismos hermanos. Hermanos todos venezolanos.


El pensamiento se ha diluido en puras blasfemias que salen de las bocas que los “diferentes” que son nada más y nada menos que #masdelomismo :)

viernes, 7 de mayo de 2010

a nada

Yo te quise, tu no.
Yo te mire, tú lo negaste.
De hacerlo no te faltaban ganas,
Pero tu excusa era olvidarme.
Una marca en la acera me recuerda tu existencia
Ojos que esquivan miradas cegadas con la tuya.
Tus trémulos labios vibran con ondas internas de la tierra
Se caen pedazos del techo que nos acoge
Para de hablar, aún sigue temblando.
Lazos que aprietan tímidamente, sin experiencia, sin malicia;
Las cavidades sin vida del suelo naciente; aún así, muerto.
Quisiera decir que me llenas, que te lleno.
Que hablo cristalinamente, que no miento,
Pero blasfemo al escribir que no miento.
Se retuerce el tronco inmenso de un bosque
Por los hachazos de los forasteros que somos,
En este mundo que no es nuestro sino nosotros de él;
Yo confieso que vivo en la mentira. Tuya, mía, de todos.
Como loco que deja los números por la madera;
Inexplicable madera, inexistentes números.
Si te he dicho que te quiero, duda al creerlo;
Pero no lo descartes. El también se equivoco.

lunes, 26 de abril de 2010

preambulo a Rosario

Agarrándote la cara con fuerza como si pudieras arrancar el dolor
un dolor que no tiene principio ni final;
solo existencia.
Mirando puntos vacios sin entender lo que pasa,
como si esperases que un universo se formara en su irrelevancia
¿Qué es irrelevante?
Perdí algo que no era irrelevante mas lo deje pasar como tal.
Reprocho el reprocharse. Ya es muy tarde, arranca.

domingo, 28 de febrero de 2010

ella

Ella baja más pausado que el Sol
Por eso me gusta más la noche que el día.
Observarla… mezcla de frenesí y letargo placentero;
Gases y humos siameses la opacan
Pero reluce ella, ella, ella, siempre ella.
Su luz que no quema, que aclara,
Suave caricia plateada;
Surcos de calor frio
Porque así eres tú.
Me llenas, aunque todo lo tengo
Me despojas de lo que aún no poseo.
Remordimiento e impotencia…
El no poder tenerte como fotografía en mi alma;
Esperanza me da el saber que existes lejos de acá.
Te vas siempre plateada jema
Que cantas al bajar
¿Bajar? ¿Subir?
Ella, ¿Qué haces tú?
Interrumpe el silencio
Tu hermoso silencio
Solo tú, ella, ella.
Inmersa en el espejo transparente sin fin
Tú me dijiste que es mejor callar…
28/02/10 5.04 am