martes, 10 de junio de 2008

Ciérrense...

Frente a mi están cosas que me hacen ver una realidad infinita
ciérrense mis ojos ante esta frustrante realidad.
Convicta de los logros
arlequín de las desgracias.
Caminando voy por senderos perdidos que no me llevan a nada
pero me mantienen viva con un vacío profundo que se extiende por mis venas
que corren por mi sangre.
Un vació que todo lo cubre
Es como el Sol que con sus rayos seduce a las flores
pero solo las observa de lejos.
No las puede tocar, no las puede oler, no las puede sentir...
Piensa que todo lo posee, que la vista es bella y la vida plena, pero no siente nada.
No vive nuestras desgracias, las hace mayores… pero a fin de cuentas solo es un Sol.
Mis manos buscan un calor que las haga sentir la vida, sentir el viento y hablar con él.
Dejar mis cabellos danzar con sus corrientes y caprichos
que mi cuerpo vuele para oír el alma del mundo
oír voces que revelen mis secretos
sentir la furia del mar que oculta sus llantos tras sus ojos oscuros y tristes
oír los cantos de las montañas que no se mueven pero conocen el mundo entero,
el viento las visita, las envuelve las enamora pero se va.
Y las deja con el dolor y se caen en su sabiduría.
Así como un día se va toda la cordura que poseemos.
Así como se va el color de nuestra piel y el brillo de nuestros ojos
al ver nuestros días pasar sin nada que haga nuestra existencia un juego donde morir es el premio.
¿Morir por haber cumplido con nuestro destino?
¿Seguimos nuestro destino?
Esta escrito en nuestra alma, pero ¿qué es eso?
No existe porque no lo vemos.
No tenemos alma es la respuesta.
Claro que tenemos alma.
Y ella esta hay pasando por desapercibida
A quien le importa…
Seguimos corriendo hasta que un día como cualquiera morimos;
Y todo por lo que peleaste se quede aquí sin tu disfrute.
Ese es nuestro castigo al vivir la vida de ese modo.
Sufre pues lo mereces.
Mira el viento… Siente el aire… respira la esencia que la vida deja en tu camino para que la sigas y mueras sintiendo que llegaste a donde la vida te guiaba…
No hay una razón para la vida pero aun así la vivimos…

No hay comentarios: